27 de julio de 2009

Regalitos

Quería escribirte el post más bonito del mundo, quería darte las gracias por el regalo tan enorme que me hiciste antes de marcharte...quería decirte tantas y tantas cosas...

Muchas veces nuestra relación fue demasiado difícil...muchas veces hubo demasiados malentendidos, posturas obcecacas que no llevaban a nada...y, como siempre, no se rectifica hasta que no se ve el final.

Rectificar es de sabios...rectificar me ha dado el mejor regalo que nadie me podría haber hecho nunca...el regalo de la felicidad, de la paz y de la tranquilidad.

Te marchaste en paz, te quedaste dormida y nos diste un ejemplo de claridad, entereza y normalidad ante una circunstancia tan difícil...un ejemplo que nos ayudó a mantener el tipo y sonreir mientras te ibas...a cogerte la mano mientras te apagabas y te dormías...así de lado como la niña que nunca dejaste de ser.

Unos días antes tuve un momento de claridad y te acepté tal cual eras...tal cual fuiste...ahora, como es bueno y habitual, me centro en los buenos recuerdos juntos, en los detalles bonitos y en el cariño y la huella que dejaste en muchas personas...

Un beso Mami, descansa ya y estate segura que siempre te tendremos muy presente.

4 comentarios:

Leca dijo...

Muy bonito Kike

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Al final lo importante son los buenos momentos, y aunque nuestros seres queridos se puedan ir, siguen estando con nosotros todos los días.

Me sumo al Leca, muy bonito
Desconecta y pásalo bien en verano, te lo mereces. Nos vemos cuando bajes, tomándonos unas birras todos juntos

Miguel

Anónimo dijo...

Al final solo quedan los buenos momentos, y descubrimos que nuestro seres queridos que se han ido , siguen estando aquí con nosotros en cada momento de nuestra vida.
Coincido con el Leca.
Pasalo bien en verano, desconecta y nos vemos por el Sur cuando vuelvas, y nos tomamos unas birras todo el grupo juntos
Miguel

Anónimo dijo...

Precioso K, cuando se escribe desde muy dentro como lo has hecho aquí, se nota y llega. Gracias por compartirlo.
Un abrazo fuerte y descansa, que sin ningún lugar a dudas, tú sí que te lo mereces.
JMP